Ha-buelita (galego/ castellano)

“Ha-buelita”

Engurrada como vitamina para o páncreas

anoréxica como un pómulo sen cafeína

e enloitada como as borras que alimentan os xeranios

es un cuarto grande e luminoso

unha estancia con vistas e camas de colchón

un espazo aberto ás febres sen límite de ortografía

onde as bágoas en ademán de lagaña

obrigan o insomnio a unha academia de oleiros

unha academia da que herdaremos os últimos guindastres

cos que lamber o derradeiro grolo de esencia de meixela

Como un eido estercado e sementado

límite das paredes de lareira sen tendais

ti

ha-buelita

co teu colchón de palla

coa túa Enciclopedia intuitiva sintética e práctica sen puntadas

con bágoas zarrapicadas de sacho e angazo

con alzhéimer como herdanza sen testemuñas

con cubas cheas de ferventes agarimos

con pregues na saia de pata de galo

con fame dun berce a carón da seara

onde palpaches a última necrolóxica do pobo

onde sorbiches o arrecendo do cruceiro en tubo

onde erguiches os brazos da penúltima muiñeira

Aí, na fronteira entre xarope e cápsula

lanzada a rebolos por entre monte e mar

incubada en envoltorios de sugus de ananás

escaiolada coa clorofila do silencio

onde as tiritas non souberon coidar do tempo

ti

ha-buelita

un cuarto inmenso, inmenso

tan grande, tan grande, como unha habitación

como unha avoa parturiente de netos

unha avoa que aleita cos dedos

unha avoa que agarima cos silencios

unha avoa que mima coas palabras

unha avoa sen incesto e con pais e fillos

unha avoa de empanada de atún

de patacas con xudías

de sobremesas de marmelo

unha avoa de nome ha-buelita, Teresa, abuelita

Ti

ha-buelita

Aí, tarabela cociñando partituras con zocos

asubiando coas palmas da man adobos

como menciña contra as silvas do Barroquedo

ese palacio recuberto de palleiros de carballo

resgardado do vento por unha parte

fío de luz do brillar da primeira muiñada pola outra

Ti

ha-buelita

exemplo e sentenza dos cantares de aldraba

de romarías de hisopo e patena

de vendimares nos ollos dos outros

as pebidas auscultadas nos carozos dos días

Ti

ha-buelita

moral de fábulas cos gumes máis afiados

nas quendas das fiolleiras da cociña de ferro

namorada no bulir dun mandil por remendar

e xa daquela emigrada a adulta

cun  pasaporte de menstruación autista

un visado caducable para compresas

unha identidade gorentosa de vermes

un carné de partido sen bandeiras nin abecedarios

un permiso de filla a nai-avoa-irmá-mamá

Ti

ha-buelita

abrazada ó exilio

preludio de tantas procesións, formigas e acaroados

de madeira de cadaleito

silenciosa nos ronquidos

raíña maga dunha Montañesa de caramelos sen glute

dende o Calvario ata Xendive

dende os zapatos de cordón

umbilical cun pus amarelo reo

de angazo azoutando os mastros do soro

ti

abuelita

 

“Ha-buelita”

Arrugada como vitamina para el páncreas

anoréxica como un pómulo sin cafeína

y enlutada como los posos que alimentan los geranios

eres un cuarto grande y luminoso

una estancia con vistas y camas de colchón

un espacio abierto a las fiebres sin límite de ortografía

donde las lágrimas en ademán de lagaña

obligan al insomnio a una academia de alfareros

una academia de la que heredaremos las últimas grúas

con las que lamer el último chupito de esencia de mejilla

Como un terreno abonado e sementado

límite de las paredes de lareira[1] sin tendales

ha-buelita

con tu colchón de paja

con tu Enciclopedia intuitiva sintética y práctica sin puntadas

con lágrimas salpicadas de azada y rastrillo

con alzhéimer como heredanza sin testigos

con cubas llenas de hirvientes caricias

con pliegos en la falda de pata de gallo

con hambre de una cuna al lado del campo

donde palpaste la última esquela del pueblo

donde sorbiste el olor del cruceiro en tubo

donde levantaste los brazos de la penúltima muñeira

Ahí, en la frontera entre jarabe y cápsula

rebozada por entre monte y mar

incubada en envoltorios de sugus de piña

escayolada con la clorofila del silencio

donde las tiritas no supieron coidar del tempo

ha-buelita

un cuarto inmenso, inmenso

tan grande, tan grande, como una habitación

como una abuela parturiente de nietos

una abuela que amamanta con los dedos

una abuela que acaricia con los silencios

una abuela que mima con las palabras

una abuela sin incesto y con padres e hijos

una abuela de empanada de atún

de patatas con judías

de sobremesas de membrillo

una abuela de nombre ha-buelita, Teresa, abuelita

ha-buelita

Ahí, tarabilla cocinando partituras con zuecos

silbando con las palmas de la mano adobes

como medicina contra los escaramujos del Barroquedo

ese palacio recubierto de pajares de roble

resguardado del viento por una parte

hilo de luz del brillar de la primera muiñada[2] por la otra

ha-buelita

ejemplo y sentencia de los cantares de aldaba

de romerías de hisope y patena

de vendimiares en los ojos de los otros

las pepitas auscultadas en los carozos de los días

ha-buelita

moraleja de fábulas con los filos más afilados

en los turnos de las filloeras de la cocina de hierro

enamorada en la rapidez de un mandil por remendar

y ya entonces emigrada a adulta

con un  pasaporte de menstruación autista

un visado caducable para compresas

una identidad apetitosa de gusanos

un carné de partido sin banderas ni abecedarios

un permiso de hija a madre-abuela-hermana-mamá

ha-buelita

abrazada al exilio

preludio de tantas procesiones, hormigas y adosados

de madera de ataúd

silenciosa en los ronquidos

reina maga de una Montañesa de caramelos sin gluten

desde el Calvario hasta Xendive

desde los zapatos de cordón

umbilical con un pus amarillo reo

de anzuelo azotando los mástiles del suero

abuelita


[1] Cocina tradicional gallega destinada a la lumbre

[2] Fiesta que se hacía en los molinos mientras se esperaba el turno para moler

 

Unha reflexión sobre “Ha-buelita (galego/ castellano)

  1. Pingback: Panamá: participación de Moncho Iglesias no Festival de Poesía Ars Amandi | ::Axenda cultural AELG::

Os comentarios están pechados.