Día da lingua materna, Daca মাতৃভাষা দিবস, ঢাকা

… escribir en Palestina é cargar os poemas

e disparar versos con heroes de sete anos

é debuxar paisaxes dun ocaso de posta de explosivo

é cheirar o arume das pólas con ollos vendados e mans en cruz

é pincharse coas roseiras de arames que lindan con todo, menos cos xardíns

é despedirse das amizades por anacos

é coller a culata da vida e apuntar ao papel en branco

Desculpádeme, entón, polas pingas de palabras e os xogos de sangue

pero escribir en Palestina, imaxinar en Palestina, é sangrar

é tocar as patas do elefante peregrino, ese que chegou co hakawati

e quedou no cuarto escuro, exposto ás mans dos novos vates

a hélice dun avión de guerra, e era a orella

os restos dun templo dórico, e era a pata

o tonel do viño que os embebedou, e era o bandullo

a serpe que oía os sons do xamán, e era a trompa

… e non arriscaches, non soubeches; entón, era

a baioneta do fusil que se cravaba

anacos dun versículo húmido

Daquela, convénceme de que isto non é loitar

non é escribir

que as regras de xogo do combate están sobre o terreo

sobre o papel

e as mans e as linguas dos infestados de lepra política e represiva

crítica artística e literaria

son inventos para evitar golsar á mantenta

Con todo,

I have a dream!

Malia vivir as dificultades de onte, de hoxe e de mañá,

I have a dream!

Soño… algún día erguerémonos sen tropezar

Soño… algún día non nos xulgarán pola cor dos nosos rezos

Soño… algún día o Mar Morto revivirá os nosos pés

E os montes de Tur e el-Xeh en Galilea

o monte al-Kafza en Nazaret

o monte Guerzim en Nablus

o monte das Oliveiras en Xerusalén

o monte Éverest en Beit Iala

e incluso as montañas de deserto

e os montes de lixo e cascallo

e os cumes de adobe e humillación

deixarán voar as faíscas dos seus lumes

para escoitar o eco dos vales, das fontes, das oliveiras, das costas

e serán libres

 

এসক্রিবির এন প্যালেস্টিনা

( ফিলিস্তন নিয়ে লেখা)

ফিলিস্তিন নিয়ে লেখা মানেই

সাত বছর বয়সী বীরদের

নিয়ে লেখা কবিতা আর পঙক্তি মালা।

চোখ বাধা, হাঁত বাধা বিস্ফোরিত সূর্যাস্তের চিত্রায়ন

আর শাখা প্রশাখায় বারুদের গন্ধ নেয়া।

ছিন্ন ভিন্ন গোলাপ বাগানের কাঁটায়

ক্ষত বিক্ষত বন্ধুকে বিদায় জানানো।

পিছনে ফেলে আসা জীবনের সাদা/খালি কাগজে শব্দের রক্তক্ষয়ী খেলায় মেতে ওঠার জন্য ক্ষমা কর আমায়।

ফিলিস্তিন নিয়ে লেখা মানেই তো

ফিলিস্তিনকে রক্ত ঝরা অবস্থায় কল্পনা করা। আর কলপনা করা সেই হাতিটিকে যে এসেছিল হাকাওয়াতির সনে

যে লুকিয়েছিল অন্ধকারে

নিজেকে উন্মোচন করেছিল অন্ধ কবিদের কাছে।

এটা কি যুদ্ধ জাহাজের প্রপেলার ?

আসলে তা ছিল হাতিটির কান

এটা কি ডেরিক মন্দিরের কোন ভগ্ন পিলার? আসলে সেটা ছিল হাতিটির পা

এটা কি সেই মদের ব্যারেল যা তাদেরকে করেছিল উন্মাদ?

আসলে সেটা ছিল হাতিটির পেট।

এটা কি সেই সাপ, যে শুনেছিল শামানের ধ্বনি?

আসলে সেটা ছিল হাতিটির শুঁড়

এবং তুমি কোনো ঝুকি নেওনি

এমনকি তুমি জানতেও না।

তারপর এটা ছিল সেই রাইফেলের বেয়োনেট যে রক্তে ভেজা কবিতাখানিকে পেরেক এঁটে দিয়েছিল।

তাহলে এবার বুঝাও না আমায় যে লেখা লেখি মানেই জমিন নিয়ে যুদ্ধ যুদ্ধ খেলা নয়

কাগজের উপর কুষ্ঠরোগে আক্রান্ত রাজনীতি কিংবা শোষণের হস্ত আর জিহ্বা নিয়ে লেখা নয়।

যা হয়েছে গত, কিংবা অনাগত, কিংবা বহমান সবকিছুতেই আছে আমার একটি স্বপন। ।

আমি স্বপ্ন দেখি হোঁচট না খেয়ে উঠে দাঁড়াবার। আমি স্বপ্ন দেখি প্রার্থণার রঙে আর হবে কোন বাছ বিচার

আমি স্বপ্ন দেখি একদিন লোহিত সাগর ধুয়ে দিবে আমাদের পা আবার।

আর ভিজিয়ে দিবে গালিলিয়ার তুর আল শেহ-র পাহাড়

নাজারাতের বালাজা পাহাড়

নাবুলাসের গুয়েরজিম পাহাড়

বেতজ্বালার এভারেস্ট পাহাড়

এমনকি বাদ রইবে না মরুভূমির ময়লা আর নুড়ি পাথরের পাহাড়।

তাদের অগ্নিস্ফুলিঙ্গগুলোকে ছড়াবে চর্তুদিকে যাতে উপত্যকা, ঝরণা, সমুদ্র সৈকত শুনতে পায় প্রতিধ্বনি তার।

আর তারা লাভ করবে স্বাধীনতা।

 

 

Versos fugaces cargados de presente

El 22 de julio de 1946, Menajem Begin, primer ministro israelí entre 1977 y 1983, ordenó un ataque contra el hotel Rey David, en Jerusalén, en el que murieron noventa y un civiles. La organización paramilitar sionista Irgún, que entonces dirigía Begin, fue la causante de esa y de otras masacres perpetradas desde 1937 contra objetivos civiles. Setenta años después de este ataque, los recuerdos parecen haber sido borrados por el protagonismo de las palabras del ministro de defensa israelí Lieberman, quien comparó los versos del poeta palestino Mahmud Darwix con el Mein Kampf de Hitler.

Galatz, la radio militar israelí dedicó un programa dedicado a la figura de Darwish, el cual provocó la ira de quien solo ve en sus versos ataques contra los judíos, como ya había procalmado antes el primer ministro israelí, Yitzhak Shamir, en 1988. Entonces, Shamir leyó en el parlamento israelí unos versos de “Pasajeros entre palabras fugaces”, como muestra del odio palestino y de la imposibilidad de entendimiento entre ambas partes. En esos versos, el poeta pedía pasado, presente y futuro para su patria, pedía recordar y olvidar, e invitaba a los pasajeros, a los inmigrantes más jóvenes, a leer esas palabras escabullidas con las que cargaban los suyos, los expulsados:

vosotros tenéis espadas, nosotros sangre,

vosotros tenéis acero y fuego,  nosotros carne,

vosotros tenéis otro tanque más, nosotros piedras,

vosotros tenéis gases lacrimógenos, nosotros lluvia:

sobre nosotros, como sobre vosotros, hay cielo y aire.

Tomad una porción de nuestra sangre y marchaos

 

Como símbolo de Palestina, Darwish supo dar voz a la causa de su pueblo, con su propia voz y con la de los silenciados. Él mismo, expulsado de su tierra, refugiado y arrestado en varias ocasiones, gritó con versos contra las injusticias y pidió constantemente la legalización de su existencia, como en el poema “Carné de identidad”, en el que exige a un policía que vea en él algo más que una cifra:

 

Escribe

que soy árabe,

y el número de mi carnet es el cincuenta mil;

que tengo ya ocho hijos,

y llegará el noveno al final del verano.

¿Te enfadarás por ello?

 

Escribe

que soy árabe,

y con mis camaradas de infortunio

trabajo en la cantera.

Para mis ocho hijos

arranco, de las rocas,

el mendrugo de pan,

el vestido y los libros.

No mendigo limosnas a tu puerta,

ni me rebajo

ante tus escalones.

¿Te enfadarás por ello?

 

Escribe

que soy árabe.

Soy nombre sin apodo.

Espero, pacientero, en un país

en el que todo lo que hay

existe airadamente.

Mis raíces,

se hundieron antes del nacimiento

de los tiempos,

antes de la apertura de las eras,

del ciprés y el olivo,

antes de la primicia de la yerba.

Mi padre…

de la familia del arado,

no de nobles señores.

Mi abuelo era un labriego,

sin títulos ni nombres.

Mi casa es una choza campesina

de cañas y maderos,

¿te complace?…

Soy nombre sin apodo.

 

Escribe

que soy árabe,

que tengo el pelo negro

y los ojos castaños;

que, para más detalles,

me cubro la cabeza con un velo;

que son mis palmas duras como la roca

y pinchan al tocarlas.

Y me gusta el aceite y el tomillo.

Que vivo

en una aldea perdida, abandonada,

sin nombres en las calles.

Y cuyos hombres todos

están e la cantera o en el campo…

¿Te enfadarás por ello?

 

Escribe

que soy árabe;

que robaste las viñas de mi abuelo

y una tierra que araba,

yo, con todos mis hijos.

Que solo nos dejaste

estas rocas…

¿No va a quitármelas tu gobierno también,

como se dice?…

 

Escribe, pues…

Escribe

en el comienzo de la primera página

que no aborrezco a nadie,

ni a nadie robo nada.

Mas, que si tengo hambre,

devoraré la carne de quien a mí me robe.

¡Cuidado, pues!…

¡Cuidado con mi hambre,

y con mi ira!

 

Darwish, del que se cumplen ocho años de su muerte en agosto, fue capaz de hacer que se oyese Palestina en versos y de humanizar con palabras lo que las armas consiguieron destruir, de sacar a hermosura del enemigo y de luchar por la comprensión, porque, como él mismo dijo: “la poesía y la belleza son siempre pacíficas. Cuando encuentras algo hermoso, encuentras la coexistencia […], humanizas al otro”.

CapturaCapturaCaptura

 

ttps://issuu.com/abdotounsi/docs/revista_57/162

Versos fugaces cargados de presente

IMG_0352

IMG_0351

O 22 de xullo de 1946, Menajem Begin, primeiro ministro israelí entre 1977 e 1983, ordenou un ataque contra o hotel Rei David, en Xerusalén, no que morreron noventa e un civís. A organización paramilitar sionista Irgún, que daquela dirixía Begin, foi a causante dese masacre e doutros perpetrados dende 1937 contra obxectivos civís. Setenta anos despois deste ataque, as lembranzas semellan borrarse polo protagonismo das palabras do ministro de defensa israelí Lieberman, quen comparou os versos do poeta palestino Mahmud Darwix co Mein Kampf de Hitler.

Galatz, a radio militar israelí transmitiu un programa dedicado á figura de Darwix, o cal provocou a ira de quen só ve nos seus versos ataques contra os xudeus, como xa proclamara antes o primeiro ministro israelí, Yitzhak Shamir, en 1988. Daquela, Shamir lera no parlamento israelí uns versos de “Pasaxeiros entre palabras fugaces”, como mostra do odio palestino e da imposibilidade de entendemento entre ambas partes. Neses versos, o poeta pedía pasado, presente e futuro para a súa patria, pedía lembranza e esquecemento, e invitaba os pasaxeiros, os inmigrantes novos, a ler esas palabras fuxidías coas que cargaban os seus, os expulsados:

vós tendes espadas –e nós temos sangue

vós tendes aceiro e lume –e nós temos carne

vós tendes outro tanque -e nós temos pedras

vós tendes gases lacrimóxenos -e nós temos a choiva

e sobre nós e sobre vós está o ceo e o aire

Collede o voso anaco de sangue e marchade

 

Como símbolo de Palestina, Darwix soubo dar voz á causa do seu pobo, coa súa propia voz e coa dos silenciados. El mesmo, expulsado da súa terra, refuxiado e arrestado en varias ocasións, berrou con versos contra as inxustizas e pediu constantemente a legalización da súa existencia, como no poema “Carné de identidade”, no que esixe a un policía que vexa nel máis cá unha cifra:

 

Apunta!

Son árabe

e o meu número de identidade é o cincuenta mil

e os meus nenos son oito

e o noveno… chega despois do verán!

Seica iso che molesta?

 

Apunta!

Son árabe

e traballo con colegas nunha canteira

e os meus nenos son oito

Arríncolles o codelo de pan,

a roupa e os cadernos

das rochas..

E non mendigo esmolas á túa porta

nin me rebaixo

na túa soleira

Seica iso che molesta?

 

Apunta!

Son árabe

son un nome sen alcume

son paciente nun país onde todo

vive coa erupción da ira

As miñas raíces

antes do comezo do tempo afundíronse

e antes do florecemento das eras

e antes dos cipreses e as oliveiras

… e antes de brotar a herba

Meu pai… é da familia do arado

non de nobres señores

e o meu avó era labrego

sen título.. nin liñaxe!

Ensinoume a grandeza da alma antes da lectura dos libros

E a miña casa, é unha cabana con gardas

de paus e xuncos

Seica satisfaiche a miña condición?

Son un nome sen alcume!

 

Apunta!

Son árabe

e a cor do meu pelo é carbón

e a cor dos meus ollos é castaña

e as miñas faccións:

na cabeza un diadema sobre a kufieh

e a palma da miña man é dura como unha rocha…

que pincha a quen a toca

E o meu enderezo:

son dunha aldea abandonada   esquecida

con rúas sen nomes

e todos os homes nos campos e na canteira

Seica iso che molesta?

 

Apunta

Son árabe

Roubaches os viñedos dos meus avós

e a terra que labraba

eu con todos os meus fillos

e non nos deixaches.. e a todos os meus netos

nada máis que estas rochas..

Seica levaraas

o teu goberno… como se di!?

Daquela!

Apunta… na cabeza da primeira páxina

que non odio a xente

e non roubo a ninguén

Pero eu… se teño fame

comerei a carne do meu usurpador

Coidado… coidado… coa miña fame

e coa miña ira!

 

Darwix, do que se cumpren oito anos da morte en agosto, foi quen de facer que se oíse Palestina en versos e de humanizar con palabras o que as armas conseguiron destruír, de sacar a fermosura do inimigo e de loitar polo entendemento, porque, como el mesmo dixo: “a poesía e a beleza son sempre pacíficas. Cando topas algo fermoso, topas a coexistencia […], humanizas o outro”.

http://diariodepalestina.prazapublica.com/post/147864785590/versos-fugaces-cargados-de-presente

IMG_0173